Cómo llegar

Toledo cuenta con unas buenas comunicaciones que permiten llegar a la ciudad de diversas formas. La gran ventaja que tiene esta ciudad es su cercanía con la capital, Madrid, y las excelentes infraestructuras que comunican ambas urbes.

Avión

A pesar de que Toledo no cuenta con aeropuerto propio, hay que tener presente que la distancia con la capital es de solo 70 kilómetros y se puede llegar fácilmente de una ciudad a otra por diversos medios. Madrid cuenta con el aeropuerto más importante de España y uno de los de mayor tráfico de Europa. Por sus instalaciones transitan más de 50 millones de pasajeros cada año, y tiene capacidad para los 70 millones. Tiene rutas a otras ciudades españolas, también a Europa, Asia, África y América, continente que aporta gran cantidad de viajeros al aeropuerto. Desde sus terminales operan las compañías más importantes del mundo, incluyendo por supuesto la compañía nacional por excelencia, Iberia, así como otras de low cost que vuelan a multitud de destinos europeos.

Aeropuerto de Madrid-Barajas

Autobús

La estación de autobuses de Toledo tiene principalmente destinos nacionales (Bilbao, Santander, Madrid, Badajoz y Zamora, entre otros). Está situada en la Avenida Castilla-La Mancha. Se puede encontrar más información en la página web del Ayuntamiento de Toledo.

Tren

La estación de tren de Toledo, de estilo neomudejar, fue inaugurada el 24 de abril de 1919. Actualmente, y desde 2005, la estación recibe trenes de alta velocidad desde Madrid, trayecto que se realiza en un tiempo aproximado de 25 minutos. Se puede encontrar más información en la página web de Adif.

Coche

Hay varias autopistas que llegan a la ciudad desde diferentes puntos de la península. Caben destacar, por su importancia, la A-42 (Madrid-Toledo-Ciudad Real) y la AP-41 (autopista de peaje Madrid-Toledo).

Hay que tener en cuenta que aparcar el coche en una ciudad como Toledo puede convertirse en un auténtico quebradero de cabeza. La mejor opción, en caso de elegir el coche como medio de transporte hasta la ciudad castellana, es aparcar fuera de la zona de estacionamiento regulado (de pago). Las mejores opciones son dos: la primera es la más conocida y la más usada, está situada entre el Puente de Alcántara y el Alcázar; la segunda es la menos conocida y cuenta con pocos espacios, pero a pesar de eso puede ser más sencillo encontrar un sitio donde aparcar el coche, y es la zona situada en la carretera CM-401, junto al Puente de San Martín.

  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter