Convento de la Concepción

Convento de la Concepción El Convento de la Concepción fue fundado en 1632. El templo conventual consta como ya concluido en 1671, fecha en la que es solemnemente consagrado; y en 1677, año del fallecimiento del cardenal don Pascual de Aragón, su mecenas, están prácticamente terminadas las obras de las dependencias conventuales.

La planta de la iglesia es rectangular, de una sola nave dividida en tres tramos y no tiene forma de cruz latina. Destaca por su apurada sencillez, y tanto este aspecto como su marcada desornamentación son los criterios manejados en todo el interior. La contrapartida, no obstante, está en la nobleza de los materiales utilizados para los retablos, los enmarques de cuadros y las placas con inscripciones: mármol, jaspes y bronces. Cada uno de los detalles que configuran este espacio arquitectónico está ejecutado con una exquisitez y un acabado final que sorprenden.

Entre las dependencias conventuales hay que destacar el pequeño claustro, que actúa como elemento distribuidor de estancias, y que está formado por dos pisos de cuatro galerías cada uno que, a través de diferentes arquerías de medio punto, se abren a un patio.

El exterior es, como se puede apreciar en la fotografía, de ladrillo visto con rafas de piedra, de volúmenes cúbicos y perfiles rectilíneos.

  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter